Segundas pantallas

Segundas pantallas y conversación televisiva

rafaeliba-en-el-blog-de-leopoldoroldanp

Parecía inconcebible que el televisor perdiese ese protagonismo que le había otorgado en nuestros hogares. Sustituyó a la radio y, a base de atrevimiento e innovación —las retransmisiones en directo, el color, el sonido de calidad, la pluralidad de ofertas, la alta definición, las grandes pantallas…— atrapó nuestra atención hasta el punto de llegar a anular la conversación familiar. Sin embargo, desde hace bien poco, la situación está cambiando a marchas forzadas. No es que el televisor ya no ocupe ese espacio destacado —más propio de un altar— en nuestros salones, aunque otros dispositivos le estén comiendo el terreno, especialmente entre la población más joven. Es que la televisión vuelve a propiciar de nuevo la conversación, aunque no sea con nuestro compañero de sofá.

Es cierto que para ello nos valemos de otras herramientas, sustentadas en los dispositivos móviles, que propician el fenómeno llamado de las ‘segundas pantallas’, que en España lidera de manera indiscutible Twitter: “De hecho, 6 de cada 10 usuarios de España utilizan Twitter para interactuar sobre contenidos de televisión que están viendo en ese momento.” Aunque surgió de manera espontánea, las cadenas comprendieron la importancia de ese valor añadido que proporcionaba la conversación social, proliferando los hashtags promocionados en la pantalla durante la emisión de sus programas, convirtiéndolos así en auténticos eventos sociales. Que de esto trataran de sacar provecho las cadenas de televisión, las productoras y los anunciantes no sorprendería a nadie. Pero la gran novedad ha llegado de la mano de algunas instituciones culturales que, como la Biblioteca Nacional de España, han sabido ver la oportunidad de establecer vínculos y conexiones con un nuevo tipo de público.

Esta estrategia de redes no solo es apropiada para las grandes entidades, sino que incluso otras mucho más modestas —pero tanto o más inquietas ante las nuevas oportunidades— han optado por sumarse a la experiencia. Es el caso del Archivo (@ArchMunBurgos)  y la Biblioteca municipales de Burgos (@BibMunBurgos) que prolongaron sus servicios a través de Twitter durante las noches de los lunes para cubrir la emisión de la serie Carlos, rey emperador. La oportunidad que brindaba el relato de la Guerra de Comunidades y la abundancia de documentos conservados en el Archivo propiciaron el inicio de esta actividad, que se prolongó hasta la finalización de la serie, en colaboración conjunta con otros perfiles:

Como no podía ser de otra forma, al igual que otros burgaleses, ambos perfiles permanecieron igualmente atentos y activos durante la emisión del primer episodio de la segunda temporada de El Ministerio del Tiempo, en el que el Cid… pero no hagamos spoiler, por si aún queda alguien que no lo haya visto.

Participar en la conversación que fluye entre los miembros de una comunidad libre —ministéricos en este último caso, fans— exige aplicar unas fórmulas de comunicación no muy usuales para entidades oficiales, aproximando éstas a la cotidianeidad de sus seguidores. Desde luego, no es una tarea improvisada, sino que precisa de del análisis de las fuentes, la elaboración de un guion y la atención al ritmo de la conversación durante la emisión del episodio. A cambio, el esfuerzo realizado ha supuesto no sólo un aprendizaje práctico de marketing social para instituciones, sino que ha propiciado la promoción de la ciudad a través de un canal excepcional, en ámbitos y entre públicos poco habituales.

Enlaces relacionados:
Archivo Municipal de Burgos
Biblioteca Municipal de Burgos

rafaeliba-en-el-blog-de-leopoldoroldanpRafael Ibáñez
#Bibliotecario, historiador, intrigado por las nuevas tecnologías de la información (me subí al carro cuando lo vi pasar).
twitter.com/rafaeliba
linkedin.com/in/rafaeliba