02/09/2018 ElPaís. Unas plataformas que servían para estar al tanto del cumpleaños de nuestros amigos, que parecían una herramienta perfecta para empoderar a los ciudadanos, para construir cambios en nuestras sociedades, se han convertido en uno de los mayores quebraderos de cabeza de las democracias en todo el mundo. Medios y políticos las dibujan como titanes monopolísticos fuera de control a los que hay que domar. Este verano, sin ir más lejos, Facebook volvió a tumbar más de 650 cuentas fraudulentas dedicadas a intoxicar procesos electorales por todo el mundo. ¿En qué momento se empezó a gestar semejante ­desaguisado?

Lo cierto es que la publicidad fue la que lo cambió todo …lo cierto es que ma ha encantado este artículo de Javier Salas (@javisalas) en el que nos remontamos a los ‘principios’ de Google con Sergey Brin y Larry Page en 1998 y como el día en que los titanes de la Red decidieron convertirse en compañías de publicidad que vendían la atención de sus usuarios marcó un antes y un después.

La visión comercial de Zuckerberg y su ‘concepto de privacidad’ que terminó creando Facebook y logrando que millones de personas entregaran imágenes y datos de forma voluntaria …su mayor logro. Sigue Javier: “El problema central es que toda la industria de esos titanes está construida para cosechar la atención del usuario, además de sus datos personales, para con ellos vender publicidad.

Sin duda, la parte más crítica -como entiendo debe ser- del artículo de Javier es el uso político de este Big Data Social como puso de manifiesto el escándalo de Cambridge Analytica.

No dejes de leerlo… en este enlace!